top of page

El toque de sacrificio: ¿Aumenta o no el chance de anotar? que hable la data...



Hombre en primera sin outs, situación apremiante del partido, bateador por debajo del promedio en la caja... la decisión de tocar la pelota o no para avanzar el corredor a posición anotadora ha sido desde hace tiempo una de las mas discutidas en el beisbol moderno, y el beisbol dominicano no es la excepción. ¿Regalo un out y acerco el corredor a anotar? o pruebo mi suerte con 3 outs y la probabilidad de un "buen batazo" para traer carreras?


Si bien en LIDOM el toque de bola para sacrificio es una especie en peligro de extinción, alguno de los managers de "la vieja escuela" aun mantienen el toque como una estrategia que en ciertos momentos les puede presentar una ventaja competitiva para anotar esa "carrerita" que puede marcar la diferencia en un partido.


Aún así, en la "hora del none", en playoffs de LIDOM, el promedio de toques por partido tiende a subir, por lo que se deduce que es una estrategia a la que se recurre cuando los partidos importan más.



Recientemente el popular jugador y capitán de Tigres del Licey, Emilio Bonifacio, nos solicitaba algunas informaciones estadísticas relativos al efecto del toque de bola en LIDOM y su incidencia en las carreras. Esto nos llevó a indagar un poco en los datos a ver que los mismos nos revelaban.


Tomando una muestra de los últimos 4 años en LIDOM, nos encontramos que se tocó la bola en 229 entradas. 139 de los innings cuando se tocó la pelota se anotaron carreras, mientras que en 90 no. Esto nos da un 60.7% de incidencia de carreras en los innings donde se hace un toque de sacrificio efectivo.


Hasta ahora va bien el toque...



Los amigos de beisboldata usualmente publican este gráfico donde calculan el promedio de carreras esperadas en una entrada dependiendo de los outs y corredores en base. En teoría este grafico muestra que, después del toque baja la expectativa de carrera esperada por juego, quiere decir que en total cuando hay hombre en 2da y un out se anotan menos que con hombre en primera sin out.


Ahora veamos la misma información pero aislando exclusivamente los escenarios donde sí se tocó la pelota:


Según nuestros datos en LIDOM entre 2019 y 2022 se ejecutaron 229 toques de sacrificio, siendo los escenarios de los mismos los siguientes:










Como podemos ver los 3 primeros escenarios abarcan casi la totalidad (94%) de los toques de sacrificio exitosos, por lo que basaremos nuestro análisis en estos 3 escenarios

1- Hombre en primera sin outs

2- Hombre en primera y segunda sin outs.

3- Hombre en segunda sin outs.




Innings con carreras


Si analizamos individualmente cada inning donde se hizo un toque efectivo, y en cuales hubo carreras, tenemos el siguiente gráfico:



Como podemos ver el primer escenario (hombre en primera sin outs) los innings donde se tocó la bola y NO HUBO CARRERAS fueron ligeramente menos que en los que si hubo carreras. Esta diferencia no es estadísticamente significativa (menor al 5%) pero igual nos da a entender que en este escenario particular el toque no necesariamente potencia el chance de anotar. Es prácticamente un 50-50.


Ahora bien, los escenarios donde se mueve el hombre a tercera con menos de dos outs tienen una incidencia de carreras en 73% de los mismos. Casi 3 de 4 innings donde el toque es para llevar un hombre a tercera, resulta en anotaciones.


Situaciones de toque


Estos escenarios de toque principales ocurrieron en un total de 3651 ocasiones entre 2019 y 2022, esto incluye serie regular y playoffs.

Tomando en cuenta que solo se tocó 222 veces (6%), veamos en los innings donde hubo estas situaciones, que pasó cuando hubo toque y que pasó cuando no.



Aunque en una muestra mucho menor, cada situación de toque cuando no se tocó fue buena para 0.84 carreras, mientras que estas mismas situaciones cuando se ejecutó un toque , fueron buenas para 1.18 carreras.


No vamos a concluir que es mejor tocar la pelota para anotar carreras en LIDOM cada vez que haya situación de toque, pero no podemos ocultar que los datos nos dicen que cuando se ejecutó uno toque exitoso, el total de carreras de esas entradas exceden el total de situaciones, o sea que cada toque exitoso ejecutado vale mas de una carrera, en contrario de cuando no se tocó. Interesante!


Entonces llegamos a las siguientes conclusiones en base a los datos:


  1. Aunque se toca en alrededor de 5% de las oportunidades, el sacrificio de toque sigue siendo una estrategia utilizada en LIDOM, aumentando su incidencia en playoffs.

  2. En 60% de los innings donde hay un toque de sacrificio se anota carrera.

  3. 94% de los toques vienen sin outs, con hombres en primera, segunda o primera y segunda.

  4. La situación de toque de hombre en primera sin outs es la que menos veces resulta en anotación, menos del 50% de los innings donde ocurre resultan con carreras.

  5. La situación de toque cuando se mueve algún corredor a 3ra con menos de dos outs, resulta en carrera en 73% de las entradas. (casi 3 de 4 veces)

  6. Los 222 toques ejecutados en las 262 situaciones principales, resultaron en mas de una carrera por toque. Mientras que cuando no se tocó 0.84 carreras por oportunidad de tocar.


Es una liga de pitcheo, quizá la ofensiva conservadora que han mostrado dirigentes a través de los años no haya sido del todo errada, pues los datos nos muestran un balance a favor de las carreras en las entradas donde se ha ejecutado un toque de sacrificio. ¿Qué piensan ustedes?


Rubén Sánchez - Winterballdata

gráfico de expectativa de carrera de Beisboldata.

235 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page