Buscar
  • Winterballdata Admin

Menos entradas lanzadas: Más Exito

Por Rosa Cuevas


El pasado viernes 9 de octubre, los Rays de Tampa vencieron 2-1 a los Yankees de Nueva York en el quinto decisivo de la Serie Divisional de la Liga Americana, ganando su boleto para la Serie de Campeonato. En este partido, los Rays lograron detener la ofensiva de los Yankees con una estrategia de picheo:

No permitir que ninguno de sus pitchers lance más de 2 entradas.

-Tyler Glasnow 2.1 IP

-Nick Anderson 2.2 IP

-Pete Fairbanks 2.0 IP

-Diego Castillo 2.0 IP

¿Pero es esto algo nuevo? ¿Cuál era el fin de Tampa?

Todos sabemos que, en la mayoría de los casos, la alineación batea mejor cuando ven a un lanzador por segunda o tercera vez en el partido. Es por esto que ahora más que nunca, los dirigentes están dejando a sus abridores por menos tiempo, esto para evitar que la ofensiva rival explote, así que los abridores salen del partido y los relevistas se hacen cargo.

Cada vez más, los abridores salen más temprano del juego. Para verificar eso, observemos esta gráfica que nos muestra cómo ha cambiado el promedio de entradas lanzadas por aperturas (IP/GS) cada 10 años desde 1970:


Los bateadores están viendo más relevistas, es decir, más lanzadores en total. Eso crea incomodidad a la hora de batear, ya que es común que vayan mejorando mientras van enfrentando al mismo lanzador en el juego.

Es lo que conocemos como “TTO (Times Through the Order) Penalty”, o penalidad según las vueltas a la alineación.

Eso puede ser resultado de varios factores, entre ellos que los lanzadores pueden ir cansándose conforme avanza el partido. Y, la teoría de que los bateadores se van adaptando al lanzador en cada aparición al plato.

Esto lo podemos afianzar viendo la línea ofensiva de los jugadores al enfrentar al abridor en su primera PA y al enfrentarlo en su tercera PA.

2020

1era PA:

.236 AVG/ .308 OBP/ .408 SLG

3era PA:

.254 AVG/ .320 OBP/ .434 SLG

Esto sustenta la teoría de que mientras avanza el partido, la alineación incrementa las oportunidades de mejorar su ofensiva ante el abridor.

Es por esto que en los últimos años, los lanzadores tienen un promedio de 5 innings por apertura y cada temporada ese promedio va disminuyendo. De 5.8 en 2015 a 4.8 en 2020:

Esto causa que los lanzadores no consigan altas cantidades de picheos como era común en años anteriores. En esta gráfica apreciamos el promedio de picheos lanzados por apertura (Pit/GS) en los últimos 6 años:

En las siguientes graficas mostramos el promedio de la liga de aperturas con “x” cantidad de picheos en los últimos 6 años.

-Aperturas con 80 lanzamientos o menos:

-Aperturas con 80 a 99 lanzamientos:


-Aperturas con 100-119 lanzamientos:


La siguiente gráfica no muestra el promedio de la liga, sino la cantidad total de aperturas con 120 lanzamientos o más en los últimos años. La única salida de esta temporada con esa cantidad de lanzamientos pertenece a Adam Wainwright de los Cardenales de San Luis el 30 de agosto:


Esto es causado, en parte, por la decisión de los dirigentes de no darle tantas entradas a sus lanzadores. Mientras menos entradas, menos lanzamientos agotará, en la mayoría de los casos. Mientras más lejos llegue en el partido, más propenso es a recibir batazos del rival (aunque no siempre sucede).

Esto también puede sustentarse viendo el promedio de bateo de la liga del primer al tercer inning y del cuarto al sexto:

2020

1-3: .245 AVG

4-6: .255 AVG

En conclusión, los lanzadores abridores se ven afectados por la alineación cuando le dan la vuelta por segunda o tercera vez. Así que los dirigentes, le están dando menos innings y más trabajo al relevo, para tratar de detener la ofensiva del rival.


Puedes seguir a Rosa Cuevas en twitter @RosaCuevas27

15 vistas